jueves, 29 de julio de 2010

Antes de que el gallo muera tres veces.


No me voy a quedar cruzado de labios. Con una X reptándome en la frente. Firmando la permuta de los destinos posibles, por tinos claudicados. Sacaré la sombra del contenedor de organismos reciclables, la pondré bajo el brazo.
Mejor abro las manos. Muevo los pies con todo y sus treinta y siete trincheras. Enciendo la cabeza. Dejo que broten enunciados dictados a bocanadas. Quiero que digan “no fue aquí”; que subrayen con tiza roja un renglón de tu muro.
No voy a quedarme para ver la forma en que un mendrugo toma el lugar de mi cuerpo. No haré mansas reverencias al cliché del futuro. No dejaré que mi savia acabe con el árbol
Estaré vivo, después de mí. 
Detrás de mí.
Antes de que el gallo muera tres veces. 

5 comentarios:

ataraxia dijo...

estarás vivo luego de la ráfaga de los dedos contra el teclado.
estarás vivo luego de hablar con las manos.
estarás vivo luego de los silencios.

Mechi.- dijo...

Buen principio, buen final

Aquí su pendejo dijo...

Estaré vivo. No así el gallo, de principio a fin.
:)

ataraxia dijo...

el gallo no, tú sí.
yo no me ocupo del gallo, yo soy la mamá de los pollitos.

Aquí su pendejo dijo...

Jajaja...!