domingo, 11 de octubre de 2009

sobre la libertad y los domingos

No es la libertad, la última frontera humana sino lo que define una modalidad de esclavitud. Toda elección pasa a ser la aceptación de un régimen. La ascensión de lo ilusorio en su disfraz de albedrío.
Y yo como huevos estrellados en domingo. Dicha elección me torna casi esclerótico.

1 comentario:

B. dijo...

El viejo problema, nuestra libertad como condena. y claro, los huevos, para redondear.
Abrazo petiforro.