miércoles, 2 de septiembre de 2009

ilusionistas (la parodia de la imagen)

No sucumbiré ante el estertor de un animal multicolor. Me cago en la desgracia transformada en ícono y que se vende barato. Observo atentamente la vendimia de disfraces, la ilimitada capacidad humana por desaparecer y salvarse de sí mismos a través de la impostura. En el estrato inferior de la esencia humana radica la templanza frente al destino. En lo recóndito de dicha esencia, la paz de sabernos prescindibles, escribe la ley de la resignación frente a lo inevitable. Somos una especie que agota su dolor en dosis mercantiles, con injertos propagandísticos, una especie destinada a hacer de la vida otra prótesis.

1 comentario:

B. dijo...

Nuestra paz es un lejano infierno que no merece explicación petiforro.
Y es difícil mencionar semejante paraiso.
Abrazo.