domingo, 27 de septiembre de 2009

ese maldito yo

A veces, ya no duele ser nada. Y eso es todo lo que se tiene, todo lo que se siente.

1 comentario:

B. dijo...

Petiforro, ese cansancio ontólogico, nos brinca de cada poro. Lo gritamos sin emitir sonido, lo denunciamos desde la aceptación.
Sin el pie de foto, ya habías pronunciado las palabras.
Abrazo.