sábado, 11 de septiembre de 2010

Tara metafísica


Te olvidas en los decibles que el tímpano ignora. Hielo. Piedra. Yo estoy detrás de un antifaz: el que hiende mi rostro profundo. Tú no esperas, ni te esperas, ni te esperan. Eres un gesto. La saciedad te sonríe. Te cueces en instantes crudos. Orbitas libre de galaxias. Gravitas. Te enroscas. Tuerca que es el día. Giro donde la luz se precipitó. Eres el tiempo y estás pasando en las horas, los minutos y los segundos.
Odio que te renueves. 

2 comentarios:

ataraxia dijo...

a veces es mejor pasarnos por agua y olvidarnos del tiempo.
y si no se puede, siempre queda el mar. él entiende lo que yo no.
y más.

Aquí su pendejo dijo...

El mar, es el tiempo contenido en lo salvaje.