miércoles, 26 de mayo de 2010

Un vistazo por mi cadáver.


Un día amanecí muerto. Mis palabras se habían secado. Estaba tirado en una plancha de vacío y bruma.
Me contemplé unos segundos. Me imaginé vivo. Quise matarme. Le puse veneno a un sueño. Luego, desangré tus fantasías. Derramé petróleo en tu costa. Te bebí al tiempo. Te llamé puta. Te quise. 
Morí en ti.
No de ti.

7 comentarios:

La Otra Maja dijo...

Yo le soplé a sus textos y el polvo se levantó. Luego despacito se posó de nuevo, en donde estaba.

Intactas de nuevo sus palabras, que me gustan tanto.

Un abrazo

Aquí su pendejo dijo...

Abrazo. Gracias por leerme.

Cristina dijo...

ouch!

Aquí su pendejo dijo...

Aclaración: se lo dedico a la vida. Uno muere en la vida, no de ella. Saludos Cristina.

Sonny Luna dijo...

Muy buena foto!
...le puse veneno a un sueño!!

Aquí su pendejo dijo...

Cicuta, fui fiel seguidor socrático hasta los cinco años. Beso Sonny, gracias por tanto RT.

Sonny Luna dijo...

:)