martes, 3 de noviembre de 2009

el cyborg emergente...

La idea del cyborg ha rebasado la intervención física para expandirse vía satélite. Sentimos por medio de impresiones. La existencia humana ha sido tomada por asalto por una prótesis virtual. Ser y estar ya no son situaciones, sino conexiones. No son elecciones, son atajos. Ya no significan, simplemente afectan. Presencia y ausencia se imbrican en un despliegue tecnológico que permite no ser; de hecho nunca antes no ser fue tan sencillo; ni tampoco permitió una construcción social y cultural como la que vivimos. La sensación ha mutado, todo es tan real y tan falso que requiere una descomposición más precisa y constante. La era de la realidad pasó de golpe. Asistimos a la consolidación de la imagen y a la muerte del dato. Estamos en la era del conocimiento inútil, de la experiencia vacía y del inmediatismo catarquico.

1 comentario:

B. dijo...

"No ser, nunca fue tan sencillo..."
Y puedes ser y no-ser intermitentemente!
Esto trae toda una retahila de ideas, verdaderamente estamos en otro mundo.
Abrazo pibe.